El enfoque educativo del British Council, una apuesta por la diversidad

Este artículo va dirigido a todos aquellos que sois padres, abuelos, tíos, primos o profesionales de la educación, en contacto con niños menores de 18 años. Todos vosotros tenéis la oportunidad de poner vuestro granito de arena para que, el día de mañana, esos niños se conviertan en adultos que respeten profundamente la diversidad. ¿Queréis conocer nuestras iniciativas al respecto?

En el British Council España trabajamos cada año con cerca de 200.000 menores en nuestras clases, exámenes de inglés, los eventos que organizamos por todo el país (actividades en colegios, sesiones de cuentacuentos, representaciones teatrales, etc.),  y a traves de proyectos como Global Classrooms o el Proyecto Bilingüe del Ministerio de Educación y Formación Profesional. Solamente este último cuenta con más de 40.000 menores.

También trabajamos de cerca con las asociaciones de profesores en España, proporcionando acceso a recursos educativos y colaborando en la formación que ofrecen a sus miembros. Además, nuestras conferencias para profesores de inglés atraen cada año a más de 700 docentes. Por último, 40.000 niños se benefician anualmente del apoyo que los language assistants, profesores nativos de inglés, prestan a docentes de centro públicos de lugares tan dispares como Melilla, Adeje (Tenerife), Palencia, Benavente o Santander.

¿Hay mejor manera de promover la diversidad que utilizando todos estos proyectos para crear espacios de concienciación, diálogo y reflexión, a través del uso de materiales y de la organización de actividades y charlas?

Nuestra metodología

Los niños y jóvenes de 2 a 18 años son los protagonistas de nuestro método de enseñanza, que emplea la comunicación y la realización de actividades para que los alumnos de infantil, primaria y secundaria desarrollen todo su potencial en inglés. A lo largo del curso académico, organizamos actividades en torno a temas tan dispares y relacionados a la vez, como la tolerancia, el derecho de la inclusión de todas las personas, el respeto a las diferentes culturas o la no-disciminación. Si el objetivo es que nuestros estudiantes mejoren su nivel de inglés, aprovechamos todas estas temáticas relacionadas con la diversidad para ofrecer  una formación orientada a valores.

 

Para desarrollar este enfoque de enseñanza, desde el inicio de curso acordamos con los alumnos una serie de “reglas básicas” de convivencia, que nos ayuden a generar un espacio en el que todos tenemos cabida.

 

 

 

 

 

Además, utilizamos fechas señaladas y días internacionales para realizar campañas de sensibilización.

 

 

 

Las distintas culturas, sus tradiciones y costumbres también tienen cabida en nuestras clases, porque nos ayudan a plantear sesiones que empleamos para que los estudiantes y profesores se conozcan cada día un poco más.

 

 

A modo de ejemplo, los alumnos de nuestro colegio, el British Council School, sirvieron té verde para dar la bienvenida al Año Nuevo Chino, en compañía de los profesores, alumnos y empleados que se sumaron a la actividad. Además, el departamento de Drama (teatro) proyectó vídeos y realizó sesiones interactivas sobre la Ópera Pekín para que los miembros de nuestra comunidad educativa conocieran una de las máximas expresiones de la cultura china, que es además Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde el 2016.

El objetivo de todas estas acciones es que nuestros alumnos se desarrollen como personas que no entienden de barreras culturales o de raza. Para ello, extrapolamos nuestros objetivos corporativos de EDI (Equality, Diversity and Inclusion) al programa educativo que impartimos los trece centros de enseñanza que tenemos repartidos por España.

Es precisamente esta política inclusiva la que posibilita que, cada año, alumnos con necesidades educativas especiales puedan acudir a nuestras clases o realizar sus exámenes de inglés gracias a las adaptaciones realizadas.

 

Hace no mucho tiempo, tuvimos el placer de trabajar con un candidato con discapacidad visual que no podía acceder al contenido de su examen mediante el sistema Braille. Tras descartar otras alternativas como la instalación de un software específico, solicitamos autorización a Cambridge Assessment English para que una persona pudiera leerle el texto en alto. También se le proporcionó tiempo extra y un procesador de texto instalado en el ordenador, que le permitieran ofrecer las respuestas de su examen.

 

Las personas que confían en el British Council buscan una educación de calidad para sus hijos y mejorar o certificar su inglés en nuestros centros. Además, encuentran una organización que apuesta de forma decidida por la integración de culturas y por el intercambio de conocimiento y experiencias entre ciudadanos de todo el mundo.

Como los niños de hoy serán los ciudadanos del mañana, no dejemos pasar la oportunidad de sembrar en ellos los que queremos ver florecer en un futuro. Mostrémosles, día a día, que otro mundo es posible.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.