Talento y diversidad, el reto para las empresas tecnológicas

La irrupción de nuevas tecnologías como el blockchain o el 5G, el desarrollo del IoT y las arquitecturas abiertas o la preocupación creciente por el medio ambiente son algunos de los temas que están presentes diariamente en los medios de comunicación y redes sociales, y el impacto es claro independientemente del sector en el que se trabaje.

En Schneider Electric somos conscientes de que en este contexto es necesario componer equipos diversos con la contratación de profesionales de diferentes áreas académicas y consolidar nuevos modos de trabajar. Pero también, asumimos como nuestro el reto de incrementar la diversidad de género en nuestros equipos que están mayoritariamente formados por perfiles científico-técnicos.

Con este objetivo, incrementar la diversidad de género, hace ya varios años que empezamos a mejorar nuestros procesos de selección, pero nos dimos cuenta de que no había suficientes mujeres en el mercado laboral con este tipo de perfiles. Y fuimos a buscarlas a la universidad. Pero allí tampoco estaban, el porcentaje de chicas estudiando carreras de ingeniería es muy bajo.

Según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en el curso 2016-17 solo 17,9% de los nuevos universitarios se matricularon en Ingeniería y Arquitectura y el 6,3% en Ciencias. A estos datos debemos sumar que son carreras con muy poca presencia femenina (en España por cada 8 ingenieros solo hay 2 ingenieras).  Sin duda, porcentajes muy bajos para profesiones que sabemos que serán determinantes en un futuro próximo.

De estos datos y de la falta de profesionales femeninas en el mercado, deducimos que los proyectos existentes en relación con la promoción de carreras técnicas llegan tarde. Estas iniciativas trabajan en momentos vitales en los que los estudiantes ya han decidido hacia donde dirigir su carrera y en los que los sesgos sociales ya han hecho su efecto, especialmente en las niñas que tradicionalmente han sido claramente dirigidas a carreras sociales o de cuidado.

Ante esta situación y con la creciente necesidad de sumar equipos diversos, en el curso 2018/19 nació Let’s Go Engineering. Un programa de Schneider Electric con un hecho altamente diferencial: se trabaja en la última etapa de la educación primaria. El objetivo principal de este proyecto es eliminar los sesgos sociales tradicionales y estereotipos de género que afectan mayoritariamente a las niñas, así como atraer a nuevos estudiantes a las carreras científico-técnicas cuando aún no han decidido qué quieren ser.

Con este programa intentamos que los estudiantes de primaria dejen de ver a las ingenierías con miedo y poco atractivas, perseguimos abrir su visión y mostrarles su vertiente social, el impacto que pueden tener tanto a nivel global como en su día a día, en la vida de mucha gente. Let’s Go Engineering trata de la vertiente humana de la tecnología.

Actualmente, hay un equipo de alrededor de 40 voluntarios de Schneider Electric que trabajan con más de 400 niños y niñas en 4 ciudades diferentes de España, así como con sus familias a través de las asociaciones de madres y padres. El programa se compone de varias fases, en las que se realizan diferentes actividades que pretenden despertar la creatividad de los y las estudiantes a la vez que se muestra el impacto humanitario y el beneficio social de la tecnología – que motiva especialmente a las niñas –.

  1. Romper estereotipos. Mediante clases prácticas como la realización de un Escape Room en el que descubren mujeres ingenieras de la historia y sus inventos, se rompe con estereotipos sobre el rol de la mujer, el valor de la ingeniería, la dificultad.
  2. Despertar interés por la ingeniería mediante juegos.  El objetivo es que acaben viéndola como algo divertido, creativo y de utilidad para el futuro.
  3. Proyecto final. Hacia final de curso, los grupos aprenderán a programar de forma básica y harán su proyecto final.

Con Let’s Go Engineering queremos concienciar y dar a conocer desde la infancia en qué consiste la ingeniería, un terreno hasta ahora bastante inexplorado entre niños y niñas, para despertar mayor interés en el momento actual y a futuro. Sin duda, una manera diferente de afrontar el desafío, de abrir mentes y sumar talento que permitirá a los niños y niñas tener una nueva visión de las carreras técnico-científicas, viendo su vertiente social y el impacto real en su día a día.

Por lo tanto, este tipo de proyectos son claramente nuestra inversión de futuro, la inversión en la que más confiamos y la más necesaria. Apostando por esta estrategia somos conscientes de que estamos poniendo nuestro granito de arena para una mejora social y creemos que para superar los desafíos y retos que la sociedad está encontrando y con los que se encontrará más empresas deberían sumarse a las estrategias de diversidad para el talento.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.