Gestionar la diversidad generacional, un reto estratégico para 2017 en Hospital Plató

En Hospital Plató la gestión de la diversidad es una prioridad estratégica desde hace muchos años, pues entendemos la diversidad de todas y cada una de las personas que forman parte del Hospital como un valor añadido que permite retener el talento y conseguir mejores resultados en eficacia, innovación y creatividad.

A principios de año toca hacer balance: mirar atrás y valorar qué acciones hemos llevado a cabo a lo largo del ejercicio, cómo lo hemos hecho y qué resultados hemos obtenido; para iniciar nuestra andadura por el nuevo año con más fuerza y más experiencia, enfocando con más detalle, porque hemos aprendido mucho, tanto de nuestros logros como de nuestros errores, a lo largo del camino.

En Hospital Plató trabajamos desde 2002 definiendo políticas, estrategias, objetivos y acciones orientadas a impulsar la gestión de la diversidad, porque después de una importante crisis que afectó seriamente a nuestro modelo organizativo, misión, visión y valores, entendimos que debíamos redirigir la cultura organizacional del hospital, porque no todos somos iguales y queríamos definir una cultura en la que se visualizase a cada persona por quien es, con sus diferencias y su bagaje personal y cultural.

Esta determinación ha supuesto cambios organizativos como, por ejemplo, integrar la unidad de recursos humanos en la Dirección de Gestión Social y Corporativa, cambiando el nombre de recursos humanos por desarrollo de profesionales, porque el lenguaje importa y debe ser inclusivo. Definir una misión y una visión que hacen referencia a la importancia de las personas, un Plan de Igualdad y Diversidad que se revisa de forma anual, un Código Ético, un canal de comunicación sobre igualdad y otro sobre comportamientos éticos (para proponer ideas, denunciar casos de incumplimiento, hacer sugerencias o consultar dudas), una política de integración de las personas en la cultura organizacional (a través de información, formación formal e informal) con acciones como el manual de acogida, talleres para visualizar y trabajar estereotipos, las jornadas estratégicas, etc.), son ejemplos de prácticas que llevamos a cabo con la finalidad de gestionar la dimensión invisible de la diversidad. Definir un estilo de liderazgo fundamentado en la inteligencia emocional, desarrollar una cultura del reconocimiento profesional, promover la participación de profesionales en la definición de procesos o definir un plan de mejoras sociales en el que, entre otras, se establecen medidas para conciliar la vida personal y laboral, son ejemplos de acciones que llevamos a cabo para gestionar la diversidad a través de la promoción de formas de trabajar diferentes.

Y empezó 2017 y nos planteamos nuevos retos, porque “la heterogeneidad de los equipos de trabajo es fuente de creatividad y riqueza, por eso debemos gestionar constantemente la diversidad. Y aunque el compromiso de Hospital Plató con la diversidad es sólido y viene gestándose desde hace tiempo, es estratégico seguir trabajando para hacer de nuestra organización un lugar mejor en el que trabajar”, como comenta Anna Jover, directora de Gestión Social y Corporativa de Hospital Plató. Y nuestro desafío para este año es avanzar en la gestión de la diversidad generacional. No empezamos de cero en Hospital Plató, ya en 2005 y con la definición del plan de mejoras sociales para profesionales se implantaron medidas de discriminación positiva para mejorar las condiciones de profesionales mayores de 50 años. Pero lo cierto es que, en estos momentos, hasta cuatro generaciones convivimos en el hospital, cada una de ellas con unas vivencias particulares marcadas por la sociedad en la que hemos crecido y hemos sido educadas, circunstancias que nos diferencian y determinan la forma que tenemos de ver la vida, afrontar el trabajo, comportarnos y relacionarnos en el ámbito laboral. Y para conseguirlo nos hemos propuesto seguir trabajando en los planes de sucesión de profesionales y en la gestión del talento, con la finalidad de poner en valor las experiencias y conocimientos de las generaciones más mayores. Una buena práctica en este sentido es la creación del Club de personas jubiladas prevista para este año. El Club nace con la finalidad que las personas jubiladas que así lo quieran, puedan mantenerse vinculadas a las acciones que lleva a cabo el hospital, como por ejemplo, las jornadas de salud en la calle, para así compartir y valorar su experiencia profesional y saber hacer, acompañando a generaciones más jóvenes, visualizando y equilibrando diferencias complementarias que permiten reforzar la cultura y valores organizacionales.

Gestionar la diversidad generacional es un reto que emprendemos con mucha ilusión y con el objetivo estratégico de fortalecer los valores y cultura del hospital, retener el talento, mejorar la motivación y la eficiencia e incrementar la creatividad y la innovación. Os contamos cómo lo llevamos el próximo año!

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =