¿Cómo trabaja el British Council con candidatos de exámenes con discapacidad?

Reconociendo y gestionando la diversidad: ¿cómo trabaja el British Council con candidatos de exámenes con discapacidad?

El pasado año, medio millón de personas de un centenar de países realizaron sus exámenes de inglés académicos o profesionales con el British Council, 57.000 de ellas en España. De este trabajo diario surgen necesidades y demandas relacionadas con los valores que la organización británica reconoce en su política de Igualdad, Diversidad e Inclusión.

Nos referimos a las soluciones que ofrecen a candidatos con diversidad funcional. Solo en la Comunidad de Madrid y el pasado año, el British Council recibió 106 peticiones de personas con diversidad funcional que solicitaban adaptaciones para realizar sus exámenes.

Pero, ¿cuáles son las soluciones concretas en función de las capacidades físicas y psíquicas acreditadas por los candidatos? El grupo mayoritario (un 43% de las solicitudes) lo integran las personas con diferentes dificultades de aprendizaje, como el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), dislexia o autismo, que pueden disponer de tiempo extra o del apoyo de un candidato ficticio para la realización de la prueba oral.

Los candidatos con problemas auditivos (el 22%) se valen de auriculares o de un examinador que lee en alto las instrucciones, los textos y las preguntas que integran la prueba de comprensión auditiva.

Los materiales y teclados en Braille, los lectores de pantalla y los materiales impresos en un formato más grande son las adaptaciones que se ofrecen al 20% de candidatos con discapacidad visual que se examinaron con el British Council el pasado año en la Comunidad de Madrid.

Las medidas para facilitar la igualdad de condiciones a candidatos con problemas de movilidad (el 5,6%) son el establecimiento de pausas supervisadas, la concesión de tiempo extra, la adaptación de los pupitres o el apoyo de un copista (amanuense), que transcribe palabra por palabra sus respuestas.

Estos ejemplos son solo una muestra de cómo cada día más organizaciones gestionan la diversidad para garantizar la igualdad de oportunidades en su actividad diaria. Si tenemos en cuenta que el 15% de la población mundial tiene algún tipo de discapacidad, de acuerdo con datos facilitados por la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial, ¿no sería necesario extender estas prácticas a la totalidad de empresas?

Descubre más detalles sobre el trabajo del British Council en materia de igualdad, diversidad o inclusión visitando su página web o escribiéndoles a info@britishcouncil.es.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − diecisiete =